Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero". Alejandra Pizarnik, argentina, poeta y escritora.

Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero". Alejandra Pizarnik, argentina, poeta y escritora.

Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero". Alejandra Pizarnik, argentina, poeta y escritora.

Go Back to the Blog

Agencia Ocote: Juntando fuego en medio de la pandemia

Por: Olga Valeria Espinoza, Oficial de Comunicación, FCAM.

Entrevista realizada en junio, 2020.

El coronavirus se sumó a los ya numerosos retos que enfrentan las y los periodistas en Centroamérica. La verificación de las noticias falsas, las cifras de contagios y fallecimientos, así como la misma corrupción por parte de los Estados hasta en este momento tan crítico que se vive en el mundo. Esos y muchos más son los desafíos del día a día. Alejandra Gutiérrez, directora y coordinadora editorial de la Agencia Ocote, grupo coparte de FCAM nos cuenta en la siguiente entrevista cómo ha sido para el medio enfrentar la pandemia y lo importante de aliarse con otros medios de Latinoamérica.

La Agencia Ocote es un grupo de profesionales que se dedican a la investigación periodística para interpretar la realidad mesoamericana con una mirada plural. Sus principales temáticas están organizadas en Líneas Programáticas [Miradas] y son: Programa de mujeres y géneros [La Cocina Lab], Programa de auditoría de medios de comunicación [Fáctica], Programa memoria histórica y justicia transicional [Sincrónica], Programa transversal cultural [La rocola], Proyectos colaborativos [JuntarFuego].

FCAM: ¿Cómo es trabajar en estas difíciles condiciones? ¿Qué están haciendo?

Ha sido un tremendo reto porque teníamos marcado un determinado ritmo en la redacción y planificación sobre las temáticas, y de repente cayó esto, y la decisión editorial fue de alguna manera volcarnos a cubrir la emergencia. Una de las herramientas primordiales que ya teníamos instalada es Fáctica, nuestro proyecto de verificación y auditoría de medios de comunicación, que desde el principio consideramos podía ser un buen aporte, porque la avalancha de desinformación que hay y por otro lado detectar todas estas campañas de información sobre temas relacionados directamente con el COVID-19.

También estuvimos elaborando material didáctico y de forma gráfica sobre la prevención, los cuidados, etc. Estos materiales los pusimos a disposición de organizaciones y otros medios de comunicación.

Otro asunto fue meternos a investigar a partir de la falta de información del gobierno de Guatemala. Sacamos varios temas relacionados con las pruebas, había y sigue habiendo falta de información. Investigamos sobre cuántas pruebas tenía el gobierno, sobre la corrupción con las compras del gobierno y el abastecimiento en centros de salud, otros temas relacionados con las mujeres y otras crisis que se viven en paralelo con la pandemia.

De pronto unos dos meses después de que explotara el COVID-19 pensamos que era necesario seguir trabajando con nuestros temas habituales porque también Radio Ocote y varias de nuestras plataformas se volcaron a cubrir temas del coronavirus cuando todo empezó, pero decidimos por ejemplo mantener temas que ya veníamos trabajando como un especial que se llama Las Recias, que es sobre referentes de mujeres de  El Salvador, Honduras y Guatemala. En este especial de Las Recias, no están todas, claro. Pero quisimos construir una saga de mujeres potentes y poderosas de Centroamérica. El formato esta presentado en podcast y en episodio a episodio se presenta el autoretrato hablado de mujeres que trabajan con tenacidad, que no temen a hablar y que trabajan por sus metas. En la primera temporada pueden escuchar a músicas, científicas, académicas, activistas, empresarias.

Luego en el proyecto de La Cocina Lab que es nuestra sección sobre mujeres, sacamos unas denuncias sobre acoso sexual en una universidad privada en Guatemala. También hemos estado haciendo nuestros diálogos mensuales de forma virtual. Estos espacios o charlas clásicas son llamadas la Terraza Imaginaria. Intercalamos los formatos; uno es donde hay tres panelistas y una moderadora de Agencia Ocote o de las invitadas y la otra modalidad es una especie de consultorio en donde una experta contesta dudas. Planteamos las preguntas en redes sociales y durante el Facebook Live para que la persona experta vaya contestándolas. Por ejemplo, recién inició lo del Coronavirus tuvimos a la presidenta de la asociación de infectología contestando preguntas, luego a una psicóloga respondiendo dudas sobre salud mental. También hemos convertido estos consultorios en texto narrativo como pregunta y respuesta para aquellas personas que no siguieron el evento en las redes sociales o prefieren leer. Ahora en julio tenemos uno con una abogada y una médica que contestaran qué hacer cuando eres víctima de violencia. Creemos que es necesario seguir debatiendo sobre problemáticas que estaban antes de que llegara el coronavirus.

Hemos estado trabajando un especial sobre violencias contra las mujeres, lo veníamos preparando desde el año pasado y es en alianza con el Faro de El Salvador y Contracorriente en Honduras, íbamos a publicarlo en marzo, pero nos atrasó la pandemia. Es un gran trabajo que presenta datos de los últimos 10 años. Creamos un micro sitio desde nuestra página web donde habrá texto narrativo contando por cada país la historia de una mujer y cómo fue el proceso por la justicia y al mismo tiempo se va describiendo cómo funciona la impunidad y la pelea para que se definan como femicidios, que es algo que ha sido regional. Por otra parte, habrá datos, cifras en el sitio. El especial está dividido en tres entregas, la primera sobre femicidios, la segunda sobre desapariciones y la tercera aún se esta analizando, posiblemente sea sobre violencia económica o sobre las mujeres y la crisis del COVID-19.

Uno de los retos más grandes ha sido la imposibilidad de salir a hacer cobertura a la calle, es importante para nosotros cuidar el equipo. Pero no podemos olvidar nuestras temáticas esenciales que incluyen las miradas y los enfoques de las mujeres.

FCAM: ¿Cómo ha sido la reacción de las personas a sus publicaciones?

Suena paradójico, pero hemos ampliado muchísimo las visitas y la lectura a la página. Es evidente que es un momento que la gente está buscando información. Había pasado un mes y habíamos triplicado las visitas. Muchísima interacción con las audiencias y eso nos parece súper positivo. Mucha gente nos está mandando al celular consultas, dudas, denuncias. Ha sido interesante tener ese diálogo con la gente y que la gente acuda a cuestionarnos, con decirte que no nos damos abasto. Notamos que se amplía la audiencia reconociéndonos como un referente en temas de verificación de noticias e información y en el tema de las mujeres.

FCAM: ¿Por qué lo han hecho como lo han hecho?

Entre risas Alejandra nos dice: eso me pregunto todas las mañanas. Hemos platicado bastante en la redacción sobre esto. Todos nos estamos cuestionando el por qué y para qué de nuestro trabajo. Este es un momento transcendental para entender el sentido del periodismo, ayudar a la gente a tener la información correcta para tomar las decisiones correctas y para mejorar su vida en la medida de lo posible. En todo lo que hacemos procuramos que se note qué es este sistema, que esta pandemia sólo está poniendo la lupa sobre asuntos que desde hace tiempo están ahí. Informar para procurar ayudar de alguna manera, dar herramientas que les sean útiles a las personas y muy específicamente a las mujeres.

FCAM: ¿Qué alianzas han surgido o han sido importantes en medio de la pandemia?

Surgieron muchas alianzas. Surgió una con Oxfam Nicaragua, que se llama Otras Miradas. Somos medios de México, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. La primera publicación fue con temas relacionados al COVID-19. Julio Serrano, coordinador creativo y yo dimos cobertura en un municipio relativamente cercano a la capital. Contamos la historia de una trabajadora doméstica y de toda la comunidad donde las personas no tienen para comer.

Asimismo, teníamos una relación con el LatamChequea, coordinado por Chequeado de Argentina, que ha hecho una red de fact-checking bien interesante, entramos a trabajar con ellos y se hizo una plataforma donde están todas esas desinformaciones y verificaciones alrededor de Latinoamérica.

Han surgido otras iniciativas, esta Salud con Lupa, que es un proyecto de periodismo de salud. La International Center for Journalists (ICFJ) invitó a Agencia Ocote a ser su medio aliado en Guatemala. Esto nos ha permitido tener una periodista regional dedicada completamente al tema de salud, eso nos ha alivianado mucho porque somos una redacción pequeña. En este proyecto somos 10 medios de 10 países de Latinoamérica.   

FCAM: En este escenario que en momentos se torna tan complejo y desalentador; ¿qué les da fuerzas? ¿qué les hace continuar?

El saber que somos útiles. Estoy convencida de que somos un equipo entregado y apasionado con la vocación y con la convicción de lo que estamos haciendo. Me siento súper agradecida del equipo que hay. Todo el mundo o la mayoría a pesar de que, si hemos puesto los límites para el autocuidado y no excedernos, todos estamos trabajando mucho más y entregando el doble de la rutina diaria. Pero es ese convencimiento de que puede ser útil y de que es necesario el trabajo y de que hay muchos medios en Guatemala trabajando y aún no es suficiente.

En otro sentido esa sensación de las alianzas estimula un montón. Saber que hay mucha gente trabajando juntas. Además de las organizaciones que nos han apoyado, esa sensación de saber que el FCAM está ahí con nosotras, sentir eso es también un gran aliciente. El pensar que algo sirve de lo que hacemos y ver que también puede haber un tipo de impacto, por ejemplo, con la investigación de las pruebas empezó a hacerse una gran discusión sobre esto hasta en el Congreso de la República, empezaron a presionar para saber cuánto era lo que se había gastado. Así nos damos cuenta que algo está funcionando de lo que hacemos. No es que se disfrute del mal ajeno, pero hay cosas que pueden cambiar con nuestro trabajo. Esa sensación es única y es la que nos hace seguir.

Les invitamos a seguir en sus redes sociales a Agencia Ocote:

Facebook: https://www.facebook.com/agenciaocote/

Twitter: https://twitter.com/AgenciaOcote

Instagram: https://www.instagram.com/agenciaocote/